"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

06 octubre 2009

LCROSS: Guía para el observador

Prepárese. Este viernes 9 de octubre, la NASA hará impactar una nave espacial y su cohete de impulso contra la Luna en busca de agua. ¡Y se podrá ver desde la Tierra!

Solamente imagínelo. Una nave espacial cae a gran velocidad desde lo alto del cielo nocturno, choca contra el suelo y explota. Un penacho de polvo se eleva nuevamente hacia el cielo, haciendo que sus ojos dirijan la mirada hasta una seguna nave, en rápida persecución. Cuatro minutos más tarde, esa nave también se estrella. ¡Es una lluvia de naves espaciales!

Póngase un casco de constructor y prepárese para la acción pues este viernes, 9 de octubre, lo que acaba de imaginarse ocurrirá realmente —y usted puede conseguir un asiento en primera fila para verlo.

Derecha: Una visualización por computadora de la nave LCROSS estrellándose contra la Luna este 9 de octubre. Crédito: NASA/Ames

El sitio elegido para el impacto es el cráter Cabeus, cerca del polo sur lunar. La NASA está guiando al Satélite de Observación y Detección de Cráteres Lunares (Lunar Crater Observation and Sensing Satellite ó "LCROSS", en idioma inglés) y a su cohete de impulso Centaur hacia el fondo de un cráter, para intentar un espectacular doble impacto, diseñado con el propósito de "desenterrar" pistas sobre el agua lunar.

Hay dos maneras de ver el espectáculo.

Primero, sintonice NASA TV. La agencia espacial realizará una transmisión en directo de la acción desde la Luna, y la cobertura del evento comenzará el día viernes por la mañana, a las 3:15 PDT (Hora Diurna del Pacífico), o 10:15 UT (Hora Universal). Durante la primera hora de transmisión, previa al impacto, habrá comentarios de expertos, informes sobre el estado de la misión proporcionados por el control de dicha misión, imágenes captadas por las cámaras de la nave espacial y animaciones basadas en telemetría.

Los impactos en sí comenzarán a las 4:30 de la mañana PDT (Hora Diurna del Pacífico) u 11:30 UT (Hora Universal). El cohete Centaur impactará primero, transformando 2.200 kilogramos de masa y 10 mil millones de julios de energía cinética en un destello cegador de luz y calor. Los investigadores esperan que el impacto forme un penacho de polvo de hasta 10 kilómetros de altura.

A corta distancia, la nave principal de la misión LCROSS fotografiará la colisión para NASA TV y luego volará justo a través del penacho de polvo. Los espectrómetros ubicados a bordo de la nave analizarán el penacho iluminado por la luz solar en busca de señales de agua (H2O), fragmentos de moléculas de agua (OH), sales, arcillas, minerales hidratados y otras moléculas orgánicas de distintos tipos.

"Si hay agua allí, o algo igualmente interesante, lo encontraremos", dice Tony Colaprete, del Centro Ames, de la NASA, quien es el investigador principal de la misión.

Arriba: El polo sur lunar tal y como se verá en la noche del impacto. Crédito de la fotografía: Observatorio Tortugas NMSU / MSFC. [Imagen ampliada]

Luego será el turno de la nave principal para hacer su clavado mortal. Cuatro minutos después del "alunizaje" del cohete Centaur, el satélite LCROSS, de 700 kilogramos de peso, se estrellará en un punto cercano, generando de este modo otro penacho de polvo, aunque más pequeño, sobre la orilla del cráter Cabeus.

El Telescopio Espacial Hubble, el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por su sigla en idioma inglés), y cientos de telescopios grandes y pequeños en la Tierra inspeccionarán los dos penachos en busca de señales de agua y de lo inesperado.

Y de este modo llegamos a la segunda manera de ver el espectáculo: Use su telescopio.

"Esperamos que los penachos de polvo sean visibles a través de telescopios para aficionados de tamaño mediano (de 10 pulgadas o más grandes), dice Brian Day, del Centro NASA / AMES. Day es astrónomo aficionado y jefe del programa de Educación y Divulgación de la misión LCROSS. "Las explosiones iniciales probablemente no se puedan ver porque las paredes del cráter las taparán, pero los penachos de polvo se levantarán hasta una altura suficiente sobre la orilla del cráter como para poder ser vistos desde la Tierra".

EL Océano Pacífico y las zonas ubicadas al Oeste de América del Norte se verán favorecidos por la oscuridad y, por lo tanto, tendrán una buena vista de la Luna en el momento del impacto. Hawai es el mejor sitio para verlo y en un muy cercano segundo lugar se encuentran los estados de la costa del Pacífico de Estados Unidos. Cualquier lugar al Oeste del Río Mississippi, sin embargo, es un sitio con buen potencial para realizar una observación.

Derecha: La cara de la Tierra que apuntará hacia la Luna en el momento del impacto. [Imagen ampliada] [Recomendaciones para los observadores]

Cuando los penachos emerjan del cráter Cabeus, estarán iluminados por la luz solar, que bañará el terreno polar. Sin embargo, el cráter en sí estará en tinieblas, ensombrecido eternamente por sus propias paredes. "Eso es bueno", dice Day. "Las sombras del cráter proveerán un fondo oscuro que permitirá apreciar mejor los penachos iluminados por el Sol".

En una de las fases iniciales de la planificación de la misión, los científicos esperaban estrellar la nave contra un cráter más cercano al limbo lunar, de tal modo que los penachos brillaran mucho comparados con la oscuridad del cielo nocturno, proveyendo de este modo un contraste máximo para los observadores en la Tierra. No obstante, los datos obtenidos recientemente por el Orbitador de Reconocimiento Lunar, de la NASA, así como por la nave japonesa Kaguya y por la sonda Chandrayaan-1, de la India, alteraron aquellos planes.

"Acabamos de enterarnos de que Cabeus podría contener depósitos relativamente abundantes de hidrógeno y/o de agua congelada", dice Colaprete. "Cabeus no está tan cerca del limbo lunar como hubiésemos querido, pero parece ofrecernos la mejor oportunidad para hallar H2O".

El equipo de la LCROSS espera que muchas personas —aficionados y profesionales por igual— observen y fotografíen los penachos. "Cuantos más ojos, mejor", dice Day. "Recuerde que nunca hemos hecho esto antes. No estamos 100% seguros de lo que sucederá, y puede haber muchas sorpresas".

Haga clic aquí para hallar un evento de observación abierto al público cerca de su localidad. [Más información]

El veterano astrónomo Kurt Fisher ha preparado una presentación de 13 MB con el fin de ayudar a los astrónomos aficionados a localizar y a ver los penachos: descárguelo (en idioma inglés). También hay un grupo de observadores de la nave LCROSS en Internet, donde los novatos pueden leer artículos introductorios y dialogar con otros observadores.

"Esta es un magnífica oportunidad para los ciudadanos científicos de unirse a la NASA en su proceso de descubrimiento", dice Day, quien invita a los observadores a enviar sus imágenes al Portal de Ciencia Ciudadana (Citizen Science Site, en idioma inglés) de la nave LCROSS. "Es una gran aventura, y cualquiera puede participar".

Imagínelo.

Vía Ciencia@NASA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba