"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

07 marzo 2009

¿Podría la vida en la Tierra haber llegado de Ceres?

Los astrobiólogos esperan encontrar vida en todo el universo, o posiblemente incluso en nuestro vecindario cósmico, el Sistema Solar. Sus esfuerzos están usualmente concentrados en mundos como el planeta Marte, o lunas heladas como Europa. No obstante, existen otras localizaciones menos convencionales en el Sistema Solar donde los científicos creen que pueden encontrar vida.

Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de Ceres muestra uno de los asteroides más masivos del cinturón de asteroides, una región entre MArte y Júpiter. Las imágenes ayudan a los astrónomos a planificar el viaje de la nave Dawn sobre estos pesados asteroides. Crédito: NASA, ESA, J. Parker (Southwest Research Institute), L. McFadden (University of Maryland)

En la conferencia de la Sociedad Internacional para el Estudio del Origen de la Vida Florencia, Italia, Joop Houtkooper de la Universidad de Giessen divulgó una teoría sobre que la vida podría haberse originado en el asteroide Ceres.

El lejano mundo Ceres, el planeta enano más pequeño conocido en el Sistema Solar, están en el interior del cinturón de asteroides. Se le dio el nombre de planeta tras su descubrimiento en 1801, luego fue degradado al estatus de asteroide. Con la última definición de planeta de la Unión Astronómica Internacional, el objeto redondo ahora se considera un planeta enano. ¿Existe la posibilidad de que este exótico mundo sea hogar de organismos extraterrestres?

“Esta idea me vino a la mente cuando escuché una charla sobre que todos los satélites del Sistema Solar constan de una gran parte de hielo, gran parte del cual probablemente está en estado líquido”, dice Houtkooper. “El volumen total de toda esta agua es aproximadamente 40 veces mayor que todos los océanos de la Tierra”.

Esto recordó a Houtkooper una teoría sobre cómo se originó la vida. Los organismos Los organismos pueden haberse desarrollado primero alrededor de fumarolas hidrotermales, las cuales yacen en el fondo de los océanos y expulsan compuestos químicos calientes. Muchos cuerpos helados de nuestro Sistema Solar tienen núcleos rocosos, por lo que pueden haber tenido o aún conservar fumarolas hidrotermales. Houtkooper se dio cuenta de que, “si la vida no es única de la Tierra, y puede existir en cualquier parte, entonces estos cuerpos helados son lugares en los que pudo originarse la vida”.

Observando la evidencia

En el inicio de la historia del Sistema Solar hubo un periodo conocido como el Bombardeo Pesado Tardío, una época turbulenta en la que los impactos cataclísmicos de asteroides eran comunes. Si había vida en la Tierra antes de esta peligrosa era, muy posiblemente fue erradicada y tuvo que iniciarse de nuevo después de que gran parte de estos escombros cósmicos se hubiesen eliminado del Sistema Solar interior. Es interesante apuntar que las evidencias indican que Ceres evitó ser golpeado por impactos devastadores durante esta época. Si ha sido bombardeado, hubiese perdido completamente y para siempre su manto de agua, dado que su fuerza gravitatoria es demasiado débil para recapturarla. Esto es probablemente lo que le sucedió al asteroide Vesta, el cual tiene un cráter de impacto muy grande y carece de agua.

“Las pruebas apuntan a que Ceres ha permanecido relativamente intacto durante el Bombardeo Pesado Tardío”, afirma Houtkooper. Dice que esto significa que podría haber un “océano de agua donde la vida pudo haberse originado en los inicios de la historia del Sistema Solar”.

Esto llevó a una interesante hipótesis. Si la Tierra quedó esterilizada por colosales impactos, pero Ceres albergó vida que sobrevivió, ¿podría el planeta enano haber resembrado nuestro mundo con vida, a través de fragmentos que salieron disparados desde Ceres e impactaron con la Tierra? ¿Todos los organismos de la Tierra, incluyendo los humanos, son descendientes de Ceres? Esta es la idea que persigue Houtkooper.

“Observé distintos cuerpos del Sistema Solar que habían tenido o tenían actualmente océanos”, explica. “El planeta Venus probablemente tuvo un océano en los inicios de su historiq, pero la mayor masa del planeta indica que se necesita más fuerza para lanza un trozo de la corteza del planeta y enviarla en dirección a la Tierra. Un objeto menor como Ceres tiene una velocidad de escape menor, lo que hace más fácil que se separen partes del mismo”.

Houtkooper calculó entonces las rutas orbitales de los planetas, lunas y asteroides candidatos para ver cuáles estaban en las mejores posiciones de que trozos de los mismos hubiesen alcanzado con éxito la Tierra, sin ser interceptados por otros objetos. Ceres aparecía como favorito en estos cálculos.

Vida en Ceres

Finalmente, Houtkooper consideró la posibilidad de que hubiese organismos aún presentes en Ceres. “En el océano, podría haber vida”, sugiere. “En la superficie, sería más difícil. Pero existen algunas posibilidades. Podría haber vida basada en el peróxido de hidrógeno, capaz de aguantar bajas temperaturas”. Actualmente no se sabe si existe peróxido de hidrógeno en Ceres, pero nada lo descarta tampoco.

La idea de que la Tierra haya sido sembrada con vida de Ceres y que existan criaturas allí actualmente, es ciertamente fascinante, pero Houtkooper admite que es más ciencia ficción que ciencia hasta que se puedan proporcionar pruebas. Ésta son, naturalmente, difíciles de obtener, dado que Ceres es un mundo pequeño y lejano. Incluso las mejores imágenes actuales contienen muy pocos detalles, y apenas muestran algunas características de la superficie; lo que son estas características exactamente aún es un misterio. Los análisis espectrales indican la presencia de minerales similares a la arcilla, y la forma ligeramente plana de Ceres es lo que se esperaría de un mundo con un núcleo rocoso por debajo de una capa de hielo o agua. Ceres es un planeta enano con muchos secretos.

Afortunadamente, esto cambiará pronto gracias a la Misión Dawn de la NASA. Lanzada en 2007, la sonda tiene prevista su llegada a Ceres para 2015. Una vez allí arrojará luz sobre el misterioso mundo, y tal vez tome fotografías de géiseres de agua estallando en la superficie. Esta visión cercana podría indicar si Ceres realmente tiene potencial para la vida.


Autor: Lee Pullen
Fecha Original: 5 de marzo de 2009
Enlace Original

Vía Ciencia Kanija

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba