"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

20 julio 2010

Última mirada a Mercurio revela sorpresas

Volcanes más jóvenes, tormentas magnéticas más fuertes, y una exósfera más intrigante: estas tres características del planeta Mercurio han sido deducidas de los datos recogidos durante el tercer sobrevuelo de la nave MESSENGER en septiembre del año pasado, proporcionando nuevas perspectivas del planeta más cercano al Sol.

Estos nuevos hallazgos animan aún más a los científicos a colocar esta sonda orbitando alrededor del planeta. "Cada vez que hemos visitado Mercurio, hemos descubierto nuevos fenómenos", dijo el principal investigador Sean Solomon. "Estamos aprendiendo que Mercurio es un planeta muy dinámico, y así lo ha también a lo largo de su historia. Una vez que Messenger sea insertado con seguridad en órbita alrededor de Mercurio el próximo marzo, vamos a obtener datos fabulosos."

Una mirada más cercana a las llanuras de Mercurio sugieren que la actividad volcánica del planeta se prolongó durante más tiempo del que se pensaba. De las nuevas imágenes, los investigadores identificaron una cuenca de impacto con pico de 290 kilómetros de diámetro, siendo este cráter uno de los más jóvenes hallados. Llamada Rachmininoff, la región se caracteriza por tener un deslizamiento excepcional y unas pocas llanuras llenas de cráteres que se formaron después de la propia cuenca, constituida ésta probablemente, por flujo volcánico.

"Estas llanuras son los depósitos volcánicos más jóvenes encontrados hasta ahora en Mercurio", dijo el autor principal del estudio Louis Prockter, de la Universidad Johns Hopkins. "Por otra parte, existe una depresión irregular rodeada por un halo difuso de material brillante al noroeste de la cuenca que constituye un candidato a la explosión volcánica de ventilación más grande localizada hasta ahora en Mercurio."

Estas observaciones sugieren que el vulcanismo de Mercurio se extendió hasta bien entrada la segunda mitad de la historia del Sistema Solar.

Durante el tercer sobrevuelo, el equipo fue capaz de tomar mediciones del campo magnético de Mercurio mientras el planeta estaba siendo golpeado por un fuerte viento solar. Messenger documentó la acumulación de carga en la cola magnética de Mercurio, aumentando el campo magnético en esta zona en factores que van de 2 a 3,5 veces, en periodos de tiempo muy pequeños, de entre dos y tres minutos.

"La intensidad relativa de las tormentas en Mercurio son mayores que en la Tierra", dijo James A. Slavin, físico espacial de la NASA. "Sin embargo, lo que es aún más emocionante es la correspondencia entre la duración del incremento de la intensidad del campo en la cola y el tiempo del ciclo Dungey, que describe la circulación a través de un plasma de la magnetosfera."

Las subtormentas en la Tierra son alimentadas por procesos similares, excepto que la carga de la magnetosfera de nuestro planeta es diez veces más débil y se produce en el transcurso de toda una hora. Por lo tanto, dijo el equipo, las subtormentas Mercurio deben liberar más energía que las terrestres.

En un tercer artículo se analizan los datos de instrumentos especializados a bordo de la nave para obtener una clara imagen de las exósferas neutral e iónica de Mercurio. La exosfera de Mercurio es una tenue atmósfera de átomos e iones que derivan de la superficie del planeta y del viento solar. Fue notable en las nuevas observaciones las diferencias de altitud de los elementos como el magnesio, el calcio y el sodio sobre los polos norte y sur del planeta. El equipo dijo que esto indica que están trabajando varios procesos y que un determinado proceso puede afectar a cada elemento de manera muy diferente.

“Una característica notable en la región de la cola cercana al planeta es la emisión de átomos neutros de calcio, que exhiben un pico ecuatorial en la dirección del amanecer que ha sido consistente tanto en ubicación como en intensidad en los tres sobrevuelos”, dijo el autor Ron Vervack, también en el Laboratorio de Física Aplicada. “La exósfera de Mercurio es muy variable debido a la órbita excéntrica de Mercurio y los efectos de un entorno espacial en constante cambio. Que esta distribución observada de calcio se haya mantenido relativamente sin cambios es una completa sorpresa”.

Los resultados se presentan en tres artículos publicados en línea el 15 de julio de 2010 en la sección de Ciencia Express de la página web de la revista Science.

Más información en el enlace.

Vía: Astrofísica y Física

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba