"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

14 septiembre 2009

El estudio de Ceres y Vesta importante para determinar la edad de Júpiter

Los científicos utilizan las distribuciones de los cráteres para estimar las edades de las superficies de los mundos rocosos. Pero, ¿cómo pueden medirse las edades de los gigantes gaseseos? Lo creamos o no probablemente de los cráteres. Los científicos del National Institute of Astrophysics en Roma dicen que los patrones de cráteres en los dos asteroides mayores del Cinturón de Kuiper: Vesta y Ceres, podrían ayudar a determinar cuando se formó Júpiter durante la formación del sistema solar. En su estudio se modela la historia de los cráteres de ambos asteroides, que se cree que están entre los más antiguos del sistema solar, indica que el tipo y distribución de los cráteres mostraría cambios marcados en las distintas etapas del desarrollo de Júpiter.

Imágenes de Ceres y Vesta tomadas con el Telescopio Espacial Hubble

El estudio explora la hipótesis que uno de los asteroides o quizá ambos, se formaron al mismo tiempo que Júpiter, y que estudiando las historias de sus cráteres podría obtenerse información sobre el nacimiento del planeta gigante.

La simulación del equipo describió la formación de Júpiter en tres etapas: una acreción inicial de su núcleo seguido por una etapa de rápida acreción gaseosa. Esta fase es seguida a su vez, por otra fase dónde la acreción gaseosa se ralentiza mientras el planeta gigante alcanza su masa final, Durante las dos últimas fases la atracción gravitatoria de Júpiter comienza a afectar cada vez más los objetos distantes. Para cada una de estas fases, el equipo simuló como Júpiter afectó las órbitas de los asteroides y cometas desde el interior del sistema solar, y la probabilidad de que fueran movidos a un rumbo de colisión con Vesta o Ceres.

"Hemos encontrado que la etapa del desarrollo de Júpiter marcó una gran diferencia en la velocidad de los impactos y en el origen de los potenciales impactadores", explicó Diego Turrini, del equipo de investigación. "Cuando el núcleo de Júpiter se aproxima a una masa crítica, causa un agudo incremento en los impactos de baja velocidad de pequeños cuerpos rocosos moviéndose cerca de Vesta y Ceres, lo que llevó a una intensa y uniforme distribución de los patrones de cráteres. Estas colisiones a bajas velocidades pueden haber ayudado a Ceres y Vesta a ganar masa. Una vez que el núcleo de Júpiter se hubo formado y que el planeta comenzara a acretar gas rápidamente desvió los objetos más distantes en una trayectoria de colisión con Ceres y Vesta y los impactos se vuelven más energéticos. Aunque los cuerpos rocosos del sistema solar son impactadores dominantes en esta fase, tienen mayor importancia el impacto de cuerpos helados del sistema solar exterior con energías más altas."

La tercera etapa en la formación de Júpiter está complicada con un período conocido como "el último gran bombardeo" que ocurrió entre 3800 a 4100 millones de años. Durante este tiempo un número significativo de objetos, ricos en compuestos orgánicos, del sistema solar exterior fueron inyectados en órbitas que cruzaban las de los planetas gigantes y pueden haber alcanzado el Cinturón de Asteroides. Además, se cree que Júpiter ha migrado en su órbita hacia en esta época, lo que ha podido haber provocado un aumento en el flujo de impactos en Vesta y Ceres.

Concepto artístico de la nave espacial Dawn con Ceres y Vesta. Crédito: JPL

El equipo tendrá oportunidad de confirmar sus resultados cuando la misión de la NASA Dawn llegue a Vesta en 2011 y después viaje para una cita con Ceres en 2015. Dawn obtendrá información sobre la estructura y morfología de la superficie de los dos asteroides mayores y envíe imágenes de alta resolución sobre sus cráteres. Aunque los dos asteroides se cree que se formaron cerca uno de otro, son bastante distintos. Vesta es un cuerpo rocoso mientras que se cree que Ceres contiene cantidades grandes de hielo.

"Si podemos ver evidencias de un patrón subyacente de cráteres uniforme, apoyará la teoría de que uno o los dos asteroides se formaron durante las fases finales de la acreción de Júpiter, siempre y cuando no hayan sido arrasados por el "último gran bombardeo", dijo Turrini. "Dawn medirá además las concentraciones de material orgánico que puede darnos más información sobre la historia colisional con objetos ricos en material orgánico del sistema solar exterior."

El equipo científico debatió sus resultados en el Congreso Europeo de Ciencias Planetarias en Postdam, Alemania.

Fuente original Universe Today

Vía Odisea Cósmica

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba