"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

04 julio 2010

La astronomía en la Edad Media (4)

Los astrónomos islámicos refinaron también el astrolabio, que era un instrumento de cálculo concebido inicialmente por los griegos, proyectaba los cielos en una placa de metal, permitiendo predecir las posiciones de los objetos celestes, y calcular la hora por las estrellas. En el siglo X., el astrónomo de Bagdad Abd Al-Rahman al Sufi (903-986) integró el catálogo estelar de Ptolomeo con con las tradiciones árabes, en su Libro de las Estrellas Fijas presentó las constelaciones con sus límites detallados, al igual que los nombres árabes de las estrellas que posteriormente fueron incorporados al sistema griego, y que son usados actualmente (Fomalhaut, Algol y Aldebarán sólo tres ejemplos familiares).

Astrolabio persa.

Tres siglos después, este importante astrónomo y matemático persa Nasir Al-Din al-Tusi (1201-1274) criticó el sistema ptolemaico y desarrolló modelos planetarios geométricos propios. También. Un el gran Observatorio Maragha, cuyos cimientos todavía perduran a unos 80 km al sur de Tabriz en la parte noroccidental del Irán actual.

Uno de los logros más importantes de al-Tusi es sobre la teoría orbital planetaria. al-Tusi advirtió que si un círculo gira dentro de una circunferencia de otro círculo dos veces mayor, entonces cualquier punto del círculo interior se movería a adelante y atrás a lo largo de una línea recta. Este teorema del Par de Tusi podría ser probado geométricamente, en el espíritu de Tolomeo, y podría ser ilustrado visualmente para crear un modelo del movimiento planetario. Los modelos que incorporaban versiones del par de Tusi aparecieron en los manuscritos bizantinos tardíos, y Copérnico hizo uso de sus principios cuando discutirá sobre las variaciones en la precisión (el movimiento del eje de la Tierra alrededor del polo eclíptico), determinando las latitudes eclípticas de los planetas, y describiendo la órbita de Mercurio.

Entre el siglo XI y XIII, a gran parte de España estaba ocupada por los moros, un pueblo islámico invasor originario de África. En ese período un los reinos cristianos del norte como Castilla obtuvieron victorias sobre los musulmanes. Durante la conquista los cristianos obtuvieron conocimientos astronómicos griegos e islámicos que difundirían posteriormente a toda Europa occidental. Hacia el siglo XI, los eruditos europeos poseían el astrolabio y adiestraban a otros para utilizarlo. Durante el siglo XII también aparecieron traducciones completas al latín en del Almagesto de Ptolomeo, que eran muy literales y difíciles de entender.

El escenario se estaba preparando para que la astronomía occidental se moviese desde el terreno de la poesía y la filosofía al ámbito de las matemáticas y la precisión. Sin embargo, este proceso fue lento e incompleto. Los centros principales de aprendizaje eran las nuevas universidades que adquirían relevancia mientras crecían las ciudades y las escuelas catedralicio gas se volvían cada vez más seculares. Sin embargo, la astronomía seguía siendo un arte liberal más que una ciencia matemática, y durante varios siglos más estuvo dominada por el concepto aristotélico de que los cuerpos celestes que se movían alrededor de una Tierra situada en el centro, en esferas cristalinas, perfectas, inmutables y concéntricas hechas de éter.

Publicado en Odisea cósmica

Accede al resto de la serie desde aquí.

Aquí encontrarás más series de artículos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba