"El Cosmos está constituido por todo lo que es, lo que ha sido o lo que será" Carl Sagan

18 enero 2010

Intento de contactar con la nave Phoenix, congelada en Marte

La sonda espacial Mars Odyssey de la NASA comprobará a partir del próximo lunes, día 18, si el robot Phoenix «sigue con vida».

La sonda cesó en noviembre de 2008 sus comunicaciones con la Tierra, después de completar con éxito cinco meses de misión y enviar «sorprendentes datos» del planeta rojo, además de superar el frío invierno marciano, según ha informado el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la agencia espacial norteamericana.

Los investigadores intentarán «escuchar» a Phoenix, que fue la encargada de descubrir el hielo en Marte, aunque no esperan que esto realmente suceda, ya que el «hardware» de la nave no fue diseñado para sobrevivir a temperaturas extremas y congelaciones.

En el caso poco probable de que ésta todavía esté activa se espera que siga las instrucciones de su ordenador interno, de forma que si el sistema funciona, una vez que los paneles solares acumulen la energía necesaria para ponerse en marcha, Phoenix podría intentar de nuevo la comunicación con la Tierra.

En su momento, la nave completó una misión dos meses superior a lo previsto y si en este caso consigue «resucitar» emplearía alternativamente, durante la toma de contacto, sus dos radios y sus dos antenas. En concreto, Odyssey sobrevolará Phoenix en torno a diez veces por día, durante tres jornadas consecutivas, y en febrero y marzo de este año retomará las campañas de «escucha».

Malos pronósticos«No esperamos que Phoenix haya sobrevivido, y por tanto no creemos que vayamos a escucharla. No obstante, si está transmitiendo, Odyssey la escuchará», ha destacado el jefe de telecomunicaciones del programa de exploración marciana del JPL de la NASA, Chad Edwards.

La cantidad de luz solar que se registra sobre Phoenix en la actualidad es la misma que tuvo lugar en el momento de cese de comunicación el pasado 2 de noviembre de 2008, con 17 horas de sol diarias. Los intentos de escucha se prolongarán hasta cuando el Sol esté sobre el horizonte del planeta con las 24,7 horas del día marciano.

Si finalmente Odyssey no la escucha, el orbitador intentará adentrarse en su señal para obtener más información sobre el estado de la nave. De hecho, uno de los objetivos principales de esta «reconexión» es ver cuál es el estado de las capacidades que todavía retiene Phoenix y determinar qué oportunidades le brinda a la NASA para futuros experimentos.

Desde el pasado 26 de octubre el hemisferio norte marciano, donde se encuentra Phoenix, se encuentra en primavera, por lo que la luz y las temperaturas son más favorables para esta nueva toma de contacto con la Tierra.

Las últimas noticias que se disponen de Phoenix proceden de la sonda de la NASA Mars Reconnaissance Orbiter, que fotografió en dos ocasiones, el pasado 30 de julio y el 22 de agosto, en plena etapa invernal del planeta rojo, a la nave «congelada» en Marte.

Fuente: ABC.

Vía Axxón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son responsabilidad únicamente de sus autores y no refleja necesariamente el punto de vista de este sitio.
NO insultes a nadie.

Las fases de la Tierra y la Luna en tiempo real

ir arriba